Día Mundial de la Lucha contra el VIH

    Con motivo de la celebración del Día Mundial del VIH-Sida 2018, la Secretaría Estatal de Mujer, Políticas de Igualdad y Políticas LGTBIQ de la Federación de Enseñanza de CCOO (FECCOO) reivindica el compromiso social y político de luchar contra la discriminación laboral y social que sufren las personas seropositivas en nuestro país.

    03/12/2018.

    Según las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, hasta el 30 de junio de 2018 se ha recibido la notificación de 571 casos nuevos diagnosticados en 2017 en nuestro país, unas dos personas por cada mil habitantes.

    La tasa global de nuevos diagnósticos de VIH en España está en niveles similares a los de otros países de la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    Nos parece preocupante la cifra de nuevos contagios en el Estado, sobre todo entre los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, representando cerca del 80% en una franja de edad de entre los 35 y 50 años, lo que nos indica la necesidad de potenciar una buena educación sexual en los centros educativos.

    El número de casos notificados por las comunidades autónomas entre 2009 y 2017 fue de 29.870, donde se observa un descenso progresivo del porcentaje que suponen las mujeres, desde el 19,8% en 2009 al 15% en 2017.

    La Federación de Enseñanza pone énfasis en la situación que sufren las mujeres víctimas de agresiones en el mundo entero y la estrecha relación con el aumento de infecciones por VIH-SIDA.

    Aunque en general las infecciones y muertes por el SIDA en el mundo han proseguido su línea descendente en 2018, la erradicación de esta epidemia no será posible hasta que las mujeres sigan siendo víctimas de agresiones machistas y, en particular, de violaciones. En palabras de Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA: “No podremos vencer a esta epidemia si una de cada tres mujeres sigue siendo víctima de violencia física y sexual en el mundo”.

    La infección por VIH se transmite mayoritariamente por vía sexual. Por ello, sin descuidar otras, es necesario implantar y reforzar las actuaciones eficaces para evitar la transmisión por esta vía. Desde la Secretaría de Mujer, Igualdad y LGTBIQ de FECCOO insistimos en la importancia de introducir contenidos curriculares de educación sexual en la educación obligatoria. Es de vital importancia abordar estas cuestiones entre nuestro alumnado, para favorecer una educación en la igualdad, el respeto y la vivencia plena.

    Una persona VIH positiva tiene derecho a cuidados médicos, confidencialidad, a no ser discriminada ni social ni laboralmente, y a ser tratada de forma igualitaria, cualesquiera sean sus circunstancias.

    Además, en la última década se observa que el peso de las mujeres de origen extranjero ha aumentado más que entre los hombres, llegando a superar el 30% de los casos de SIDA en los últimos años. Los datos epidemiológicos sugieren que, al igual que los hombres, hay un importante número de mujeres que desconocen que están infectadas, que no acceden al tratamiento adecuado y que pueden tener un papel importante en la transmisión del VIH. La transmisión sexual es la mayoritaria en España y claramente en las mujeres. Exigimos, por tanto, incrementar la percepción del riesgo de infección por VIH entre las mujeres sexualmente activas, que conlleve la toma de conciencia sobre lo que esta situación puede acarrearles, cuestión que no será posible sin un buen sistema educativo.

    Desde FECCOO exigimos:

    Que desde las administraciones públicas se fomente la igualdad de trato y de oportunidades de las personas con infección por VIH.Que se inviertan recursos en los centros educativos para concienciar y desarrollar currículos referentes a sexualidades que ayuden a prevenir conductas de riesgo en los adolescentes.Incorporar estrategias curriculares que aborden las diversidades en todas las etapas educativas y favorezcan la vivencia de una sexualidad plena, sin riesgos y con aceptación.La promoción en todos los niveles educativos, sociales y laborales de unas relaciones humanas basadas en la corresponsabilidad en todos los niveles.Aumentar la dotación económica de subvenciones para programas de VIH y Sida, así como garantizar los recursos económicos de las personas afectadas y su inserción social y laboral.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.